Lección # 3: ” La divinidad del Espíritu Santo”

0
221

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hechos 5:1-4; 1 Corintios 2:10, 11; Isaías 63:10-14; Tito 3:4-6; Romanos 8:11; 1 Pedro 1:2.

PARA MEMORIZAR: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” ( 2 Cor. 13:14).

A LO LARGO DE LA BIBLIA, la divinidad de Dios el Padre es dada por sentado. La divinidad de Jesús también es afirmada en muchos lugares en las Escrituras, especialmente en el Nuevo Testamento.
Sin embargo, la divinidad del Espíritu Santo es enseñada en términos más sutiles. Puede ser inferida a partir de varias declaraciones bíblicas indirectas. Aquí debemos comparar versículo con versículo a fin de estudiar cuidadosamente lo que Dios ha revelado en su Palabra acerca del Espíritu Santo. Al hacerlo, no deberíamos afirmar menos que lo que afirma la Escritura y tampoco deberíamos “pensar más de lo que está escrito” (1 Cor. 4:6). Este tema requiere una actitud humilde dispuesta a aprender; no deberíamos hacer de nuestro razonamiento humano acerca de Dios el estándar según el cual el Espíritu Santo debe ser entendido. Más bien, deberíamos aceptar y testificar lo que las Escrituras afirman, sin importar cuán difíciles de comprender plenamente puedan ser algunos de los conceptos.


Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 75 – Durante esta semana, PR cap. 3

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Reconocer la importancia espiritual del Espíritu Santo como miembro de la Deidad

  • A. ¿Qué evidencia bíblica hay de que el Espíritu Santo es un ser divino?
  • B. ¿Por qué es tan importante esta verdad bíblica? ¿Qué implicaciones habría si el Espíritu Santo no fuera un ser divino, así como lo son el Padre y el Hijo?

II. Sentir: Atesorar el papel del Espíritu Santo en el proceso de redención

  • A. ¿De qué manera una comprensión del papel del Espíritu Santo en la redención produce una diferencia en tu propia vida espiritual?
  • B. ¿Por qué el pecado de Ananías y Safira, al mentir al Espíritu Santo, es tan grave? ¿Por qué piensas que el castigo de Dios fue tan severo?

III. Hacer: Aplicar en nuestra propia vida la verdad divina de quién es el Espíritu Santo

  • A. ¿Por qué la historia de Ananías y Safira es tan importante para la iglesia hoy?
  • B. ¿De qué manera las acciones del Espíritu, como la tercera Persona de la Deidad, marcan una diferencia en nuestra vida espiritual diaria?

Resumen: Cuando entendemos el papel del Espíritu Santo como la tercera Persona de la Deidad, podemos apreciar mejor su ministerio y cooperar con él al tomar las decisiones de cambio positivas que él señala en nuestra vida. El captar la realidad de la divinidad del Espíritu Santo produce una apreciación de corazón por quién es él y un deseo de que él nos transforme.